Cuando se contrata un seguro médico privado o se está pensando en hacerlo es interesante conocer los pros y los contras de los mismos. En términos generales, se puede decir abiertamente que contar con un seguro médico privado siempre será mucho más ventajoso que no tenerlo, puesto que los beneficios superan a los perjuicios. 

El gran número de personas que ya han contratado un seguro médico privado puede hacerse una idea de que siempre será más ventajoso tener uno que no tenerlo. De hecho, estos productos son de los más solicitados por los consumidores, de hecho, uno de cada cinco españoles cuenta con uno. 

Cuando se va a contratar un seguro médico privado hay que tener en cuenta determinadas cuestiones, como qué tipo de seguro de salud se quiere contratar, si tiene incluida cobertura dental, qué proximidad tiene el usuario a las clínicas y facultativos, o los diferentes precios y ofertas que se ofrecen. Todos estos factores son fundamentales a la hora de decidirse por un producto u otro, ya que cada persona, y cada familia, tendrá sus propias necesidades y características. 

Profesionales destacados y cerca de los usuarios 

Un seguro médico debe contar con un amplio cuadro médico de calidad, y con centros cercanos a los usuarios. Además, debe ofrecer garantías a sus clientes y estar bien valorado entre ellos. A la hora de contratar seguro Adeslas es importante tener en cuenta todos estos puntos, puesto que esta compañía es una de las que mejor cobertura ofrecen en todo el territorio nacional, con más de 1.200 centros de atención médico asistencial, más de 300 clínicas concertadas, así como 27 centros médicos Adeslas a disposición de sus clientes. Igualmente, cuentan con un cuadro médico de más de 43.000 facultativos, lo que los hace una de las aseguradoras médicas líderes en nuestro país.

Rapidez en las pruebas y diagnósticos

Una de las ventajas más aplaudidas por los usuarios de seguros médicos privados es la rapidez en las pruebas y en los diagnósticos. Esto elimina listas de espera de meses si se acude a la seguridad social, y en muchos casos, se previenen consecuencias graves o delicadas a los pacientes. Tener un seguro médico privado aporta el bienestar y la tranquilidad de que se atenderá al asegurado siempre y cuando lo necesite, que se realizarán todas las pruebas y consultas necesarias, y que, además, se podrá contar con una segunda opinión médica, tan importante en muchos casos a la hora de decidirse por tratamientos o por servicios complementarios o alternativos.

Habitaciones individuales en caso de hospitalización

Otro beneficio muy destacado por las personas que contratan un seguro médico es la tranquilidad de saber que, si tienen que ser hospitalizados contarán con la ventaja de poder disponer de una habitación para ellos solos en la clínica u hospital, un lugar en el que, además, podrá acompañarle un familiar o la persona que se designe, para que siempre se siente atendido y respaldado, sin tener que compartir habitación con desconocidos. 

¿Algunos inconvenientes?

Obviamente, contratar un seguro privado también tiene algún que otro inconveniente. Son los menos, pero también hay que contarlos. Una desventaja es que este tipo de seguros no cubren enfermedades crónicas previas del paciente, aunque en ese sentido habría que ver el tipo de póliza que se contrata. 

Cuando el seguro es para una familia completa, es importante tener claro cuáles son los servicios que más se van a utilizar y actuar en consecuencia, si no, el gasto mensual puede elevarse demasiado.

Por otra parte, es importante conocer la cantidad que hay que pagar aparte para utilizar determinados servicios, lo que se conoce como copago. En determinadas ocasiones, puede no ser rentable, hay que leer bien la letra pequeña, puesto que pueden ser cifras elevadas.

En cualquier caso, las ventajas suponen un beneficio mayor que las desventajas, y siempre es preferible tener un seguro privado de salud que no tenerlo. Se vivirá más tranquilo. 

Deja un comentario