El organismo que supervisa las elecciones en Argelia dice que no es posible celebrar elecciones presidenciales como estaba previsto el 4 de julio.

Una declaración del consejo constitucional dijo que le correspondía al presidente nombrar una nueva fecha para la votación.

Argelia ha sido testigo de meses de protestas contra el gobierno.

El presidente Abdelaziz Bouteflika dimitió en abril, pero los manifestantes están presionando para que se produzca un mayor cambio en la élite gobernante del país.

Fue reemplazado por Abdelkader Bensalah como presidente interino, pero muchos lo consideran demasiado cercano al antiguo líder.

El propio Sr. Bouteflika era considerado como la fachada de un grupo de hombres de negocios, políticos y militares que se cree que tienen un poder real en el país.

En su declaración, leída en la televisión estatal, el Consejo Constitucional citó la falta de candidatos como razón para desestimar la votación programada.

Sólo dos personas se habían inscrito y los manifestantes habían pedido que se cancelara, por temor a que sólo se prolongara la actual administración.

El viernes, los manifestantes volvieron a salir a las calles de la capital, Argel, pidiendo la dimisión del presidente Bensalah y del primer ministro.

Deja un comentario