Llega una fase en la mayoría de nuestras vidas en la que cada vez que escuchamos o conocemos a grandes oradores o gerentes, tendemos a sentir una sensación de hundimiento en la boca del estómago seguida de pensamientos autoconsoladores diciendo que esas personas probablemente acaban de nacer con la habilidad o que sus padres probablemente tuvieron las mismas gloriosas habilidades que les pasaron a ellos también.

Ser un perfecto comunicador viene con el tiempo y la experiencia después de estar en una serie de situaciones difíciles. Todos nosotros, sin importar la zona geográfica a la que pertenezcamos, la mayoría de las veces nos enfrentamos a problemas similares en nuestra carrera que tienden a formarnos como un buen o mal comunicador.

La falta de habilidades de comunicación es uno de los términos más mal entendidos. Rara vez se trata del dominio del idioma o de lo mucho que se tantea cuando se habla. Se trata más bien de cómo expresamos y reaccionamos ante una situación desfavorable que se nos presenta.

Saber cómo reaccionar en una situación ayuda a darnos la confianza que en última instancia nos forma como buenos comunicadores e incluso líderes.

1. Si te encuentras a ti mismo buscando en un idioma, prueba con Duolingo.

Muchas veces lo que sucede es que pierdes la práctica de hablar en la lengua A porque la gente a tu alrededor -en casa o en la oficina- habla en la lengua B y entonces cuando llega el momento de hablar en la lengua B, te torpes por falta de práctica.

Nada puede ser más frustrante que no ser capaz de expresar lo que está en tu cabeza en tantas palabras de tu boca. Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo superas este problema de repaso de tu lenguaje?

2. Si no eres capaz de dejar atrás los malos incidentes y eso está matando tu confianza, prueba el curso de Inteligencia Emocional de Coursera.

¿Cuántas veces te ha pasado que después de una discusión o un desacuerdo con alguien, no has sido capaz de hablarle con la confianza que solías tener antes y se muestra en tu habla, en tu tono, y simplemente en tu forma de hablarle, incluso de actuar delante de él?

Es el hacer de tu bajo cociente de inteligencia emocional. La Inteligencia Emocional es la parte de la personalidad que se ocupa de concienciar a las personas y de llevarles el control de sus emociones y luego canalizarlas de manera que sean capaces de manejar las relaciones interpersonales con más empatía, ayudándote en última instancia a superar y no preocuparte por las pequeñas cosas. 

¿La solución? El curso de Coursera sobre Inspirar el Liderazgo a través de la Inteligencia Emocional. El curso te enseña sobre la esperanza, la compasión y la atención que ayuda a combatir el estrés y a construir mejores relaciones en el lugar de trabajo.

3. Si tus habilidades te hacen esconderte entre la multitud, mejora tus habilidades laborales en Udemy.

No importa el perfil del trabajo en el que estés, hay una cosa determinada – la cantidad de habilidades que tienes que hacer el trabajo A siempre será inversamente proporcional a las habilidades que el trabajo requiere para ayudar en última instancia a alcanzar el objetivo de la organización.

Y el momento en que un nuevo miembro que tiene un conjunto de habilidades avanzadas en comparación con usted se une a su equipo, o el momento en que su jefe se da cuenta de que el conjunto de habilidades que se necesitaría para dirigir el trabajo hacia una mejor rentabilidad es uno que le falta a usted a partir de ahora, afectaría a su confianza y, en última instancia, a su capacidad de comunicación.

4. Si el correo electrónico y la etiqueta de Skype están matando tu confianza, usa estas herramientas online.

Si ser un experto comunicador es el Monte Everest, convertirse en un buen orador es el campo base uno y perfeccionar tu habilidad de comunicación escrita es otra montaña para escalar por completo.

Cuando hablamos de la comunicación en el lugar de trabajo, los casos en los que se ponen a prueba sus habilidades de comunicación oral serían mucho menores que los casos en los que tendrá que escribir correos electrónicos o mensajes adecuados y concisos a través del modo de comunicación oficial.

Aunque pueda parecer mucho menos importante que perfeccionar tus habilidades de comunicación oral, espera a que escribas largas líneas de asunto no explicativo o incluso peor, líneas de asunto misterioso de 3 palabras en la suposición de que el receptor se verá tentado a abrir tu correo – Ambos son errores importantes.

5. Si hacer presentaciones de PowerPoint en las reuniones te estresa, inscríbete en el curso de presentaciones de Udemy.

Llega un momento en la vida corporativa de cada empleado cuando se les hace estar en el centro de una sala y hacer una presentación a su equipo interno o a sus clientes. Si todavía no te ha pasado a ti, dale tiempo. Lo hará.

No es raro que en el peor de los casos se te pase por la cabeza antes del minuto en que vayas a tomar la posición central y hacer la presentación. Hay tantas cosas que pueden salir mal: puede que te equivoques, que pronuncies algo mal, que alguien te haga una pregunta que no tienes respuesta, o que el público bostece porque la presentación fue así de aburrida.

Deja un comentario