Habitualmente sucede que la visibilidad de un sitio web no aumenta o baja de forma notoria, lo que influye en que no haya progreso en el nivel de ventas. En estos casos es vital recurrir a un consultor SEO que ayude a determinar lo que está frenando el tráfico web, aclarando dudas relacionadas con los aspectos técnicos y otros factores involucrados.

La influencia de internet en el comportamiento de los compradores es determinante. Se estima que más del 80% de la población mundial recurre a la «red de redes» para informarse cuando tienen intención de comprar un producto o contratar un servicio, y por esto es tan importante que toda marca o empresa tenga un privilegiado posicionamiento web.

Son muchos los factores que se deben tener en cuenta y en los que se debe trabajar. Uno de los fundamentales es obtener una excelente posición en los buscadores, siendo el más popular Google, y para esto es necesario diseñar y desarrollar estrategias de posicionamiento, para lo que constantemente se va a necesitar una consultoría SEO personalizada, porque cada marca es única y tiene sus propios requerimientos y características particulares.

Para lograr una optimización SEO con el fin de conseguir los resultados esperados, es fundamental contratar consultores experimentados que estén actualizados con los algoritmos de Google, que cambian constantemente, de manera que puedan medir los resultados sobre la marcha para mejorar lo que sea necesario, así como que puedan hacer seguimiento a los competidores más relevantes, trabajen en el SEO on page y off page, se cercioren que se estén elaborando contenidos de calidad, y hagan un análisis correcto de palabras clave y muchos aspectos más.

¿Qué es el SEO y por qué es importante?

El SEO (Search Engine Optimization) es un conjunto de acciones que los expertos diseñan y ejecutan para lograr que una marca o empresa se posicione en los primeros lugares de Google u otros buscadores.

¿Por qué es tan importante esto? Es muy común que las personas utilicen Google para buscar lo que les interesa, cada búsqueda empieza por colocar en el buscador aquellos términos relacionados con la necesidad que se pueda tener, éstas se estudian y se catalogan como palabras clave. 

Está comprobado que el 100% de los usuarios visita el sitio web que aparece en el primer lugar de la lista de resultados, mientras que entre el 90% y el 70% abrirá el segundo y el tercer lugar. Esto, obviamente, va a aumentar la visibilidad de la página, incrementará el tráfico web y elevará la posibilidad de que clientes potenciales concreten sus compras si el producto o servicio que encuentren es presentado de la manera adecuada, cumpliendo sus expectativas.

En tal sentido, es obvio que el trabajo de posicionamiento SEO es muy importante porque va a permitir que el sitio web de una marca llegue y se mantenga en los primeros lugares de los buscadores.

Es necesario resaltar que la optimización SEO toma su tiempo, los resultados no son inmediatos, a diferencia del posicionamiento SEM, sin embargo, una vez logrado el objetivo se logra un posicionamiento orgánico (natural) no pagado que se mantiene en el tiempo.

¿Quiénes pueden necesitar una consultoría SEO?

Como se puede ver, contar con la asesoría de expertos en lo que respecta al SEO es fundamental. Son muy demandados en los departamentos de marketing digital cuando se presenta un problema puntual que pueda requerir de la experiencia de un especialista. 

También son solicitados con frecuencia en empresas que no cuenten con un experto en posicionamiento web en su plantilla, y también por autónomos que no tienen amplio conocimiento en la materia y desean que su proyecto de negocio tenga visibilidad en internet, lo que se traduce en una mayor rentabilidad. 

La opción de la consultoría SEO es muy práctica por varias razones. En primer lugar, se puede realizar de forma online a través de una videollamada con Skype u otros medios digitales. El experto aquí podrá aclarar todas las dudas que se tengan sobre el SEO de la web, incluso desde el punto de vista técnico. Además, no cobrará cuotas mensuales, sino el tiempo que dure cada sesión de asesoramiento.

Deja un comentario