Las localidades árticas son un ambiente ideal para hacer un turismo divertido y hasta romántico, lo mejor de éstas, es que no todos los espacios han sido descubiertos.

En esta ocasión el destino es Svalbard, una localidad un tanto remota y que guarda muchas historias para sus visitantes. A continuación mostramos un poco sobre sus tesoros e historia, así como sobre su economía y oportunidades turísticas.

Turismo en Svalbard

Existen decenas de destinos para escoger en el momento de planear unas vacaciones, algunos no tan concurridos pueden ser una opción muy barata que no logra restar calidad a la experiencia. Uno de estos lugares peculiares es el archipiélago Svalbard, ideal para encontrar una auténtica experiencia polar, con montañas, paisajes, flora, fauna, comida y habitantes muy agradables.

Para planear un viaje a Svalbard no se necesitan muchos vuelos, pues este archipiélago forma parte del Reino de Noruega y comparte frontera con los demás países nórdicos del continente. Este archipiélago goza de aguas limpias y navegables, así como glaciares y extensiones nevadas que ofrecen una experiencia mágica e inolvidable.

¿Qué ver en Svalbard?

Esta localidad está llena de variedad, una de las atracciones principales es su clima, pues durante casi la mitad del año no sale el sol, y en lugar de ello, se disfruta de una colorida e hipnótica aurora boreal. Cada paisaje de Svalbard es digno de una foto postal; para quienes buscan tranquilidad y silencio, este lugar es perfecto.

Para pasar una semana mágica en esta tierra se necesita una cantidad de dinero que oscila entre los 1.500€ y los 4.000€ con todo incluido, y varios de estos viajes cubren rutas que atraviesan la capital noruega y permiten apreciar la hermosa cultura y los paisajes de estos lugares.

La ubicación de las ciudades favorece los viajes en nieve y las excursiones con trineo, como a veces se ve en las películas. No obstante, se necesita contratar un seguro de viaje para permanecer allí, pues la tradicional tarjeta sanitaria europea no es admitida por las islas de Svalbard.

Flora y fauna

Los osos polares son una de las especies animales más abundantes en las islas de Svalbard, así como unas 20 especies de mamíferos acuáticos y unas 30 especies de aves. En toda la zona hay unos 3.000 osos polares, estos animales son una de las principales atracciones turísticas por encontrarse en peligro de extinción en diferentes lugares del mundo, e inclusive, se permite la caza deportiva a los locales.

La flora cubre los terrenos no helados en valles y montañas, pero debido al clima, la estación vegetativa se ve muy afectada negativamente y eso deja sólo unas 165 especies de plantas en todo el territorio, por lo que durante la temporada reproductiva es posible disfrutar de paisajes coloridos y obtener peculiares especies de plantas.

Hermosos paisajes y habitantes

Sin lugar a dudas, la experiencia que tiene un punto fuerte en Svalbard, es su atractivo visual. Durante algunas temporadas del año se pueden disfrutar de paisajes sin precedentes y de una pulcra arquitectura (como la de Longyearbyen) que añaden un hermoso y colorido contraste sobre las blancas montañas.

Esta localidad cuenta con unos 3.000 habitantes, entre los que predominan rusos y ucranianos, y es una de las zonas más seguras del planeta al no existir crímenes; también es una de las que más potencial social y tecnológico ofrece.

El mundo del cine y la TV no ha dudado en aprovechar estos espacios para crear interesantes historias, valiéndose de su riqueza y cultura, en constante influencia por sus diversos habitantes.

Turismo sostenible

Svalbard es una de las pocas localidades que fija la sostenibilidad como meta, ya que ofrecen la mejor experiencia turística posible al mismo tiempo que salvaguardan el medioambiente. El gobierno y las industrias trabajan en conjunto para promover los lazos sociales a razón de producir mayores ingresos económicos, por lo que todo el territorio se convierte en un excelente lugar para vivir y para visitar.

Los deportes turísticos evitan utilizar vehículos motorizados en sus actividades, fomentan la ejercitación para mantener el calor y las carreteras son obligatorias para el tránsito de vehículos, donde se puede disfrutar de espacios limpios y distinguibles. Éste es uno de los territorios más vírgenes del mundo, por lo que la experiencia resulta increíble.

Deja un comentario