El disfrutar de una piscina en casa presenta muchas comodidades, pero a su vez a la hora de la elección de una u otra presenta otros muchos interrogantes. En el mercado, el interesado encontrará cantidad de opciones, ya que todo dependerá del uso que se le vaya a dar, de las características del espacio reservado para este propósito o del presupuesto con el que se cuente. 

El mantenimiento óptimo de la piscina es esencial, ya que las inclemencias del tiempo pueden afectar a la calidad del agua, teniendo en cuenta además de si el uso de la misma se va a alargar durante todo el año o se va a limitar a los periodos más calurosos del año o simplemente por seguridad. Para un correcto mantenimiento es necesario el uso de cubiertas para piscinas es un complemento obligatorio hoy en día.

Tipos de cubierta

El propietario de la piscina puede optar por cobertores (de invierno, de verano o de seguridad), que suelen ser lonas, o por cubiertas. Al escoger la primera opción se observarán precios más económicos, pero su uso es más limitado, siendo su desgaste mayor y solo está indicado en aquellas piscinas que sean de pequeñas dimensiones. Es recomendable realizar una inversión segura que confirme el mantenimiento de la piscina y para ello la instalación de cubiertas es lo más efectivo.  

En este sector, el consumidor podrá encontrar cubiertas fabricadas con distintos materiales como aluminio, aleaciones de aluminio u otros materiales como el acero, de policarbonato, de resinas acrílicas, incluso de madera o de cristal.

A grandes rasgos, las cubiertas pueden distribuirse dependiendo de la altura a la que queramos instalarlas. 

En este abanico de posibilidades el consumidor encontrará cubiertas planas que quedan a ras de suelo con las que el uso del baño no es posible y dentro de esta variedad existen las transitables que permiten mediante su uso aprovechar el espacio para otras actividades, siendo mucho más resistentes.

En el caso de decantarse por cubiertas altas, con infinidad de formas, el uso de la piscina y sus alrededores está habilitado. Por el contrario, con el uso de una cubierta baja, el alrededor queda deshabilitado.

Tal y como el lector habrá podido observar, a la hora de elegir una cubierta para la piscina existe tanta variedad que se puede optar por cubiertas móviles o fijas, por aquellas que son manuales o automáticas, hay tantas posibilidades como gustos y acudir a una empresa experta en el sector es imprescindible para obtener el resultado deseado y no existe empresa con mayor experiencia en cubiertas para piscinas que Abrisol.

Experiencia e innovación en cubiertas

La empresa alicantina Abrisol cuenta con más de 25 años de experiencia en el sector de las cubiertas para piscinas. La prestación de sus servicios tanto en España como en Francia, y destaca por su saber hacer y calidad.

En Abrisol tienen claro que para continuar cosechando éxitos en el mercado han de ser constantes y por ello su dedicación en la búsqueda de nuevas soluciones en el sector es imprescindible. La innovación y originalidad de sus proyectos son el resultado de una importante inversión en su departamento de I+D, que opera con tecnología punta y ofrece diseños modernos y funcionales.

Todo este esfuerzo que presta la empresa hace de las cubiertas de Abrisol las mejores del mercado, con una calidad inigualable y un diseño único y personalizado.

En Abrisol se realiza todo el proceso, comenzando por una idea y su diseño hasta la construcción de la cubierta soñada por sus clientes. En esta empresa alicantina no se fabrican cubiertas para piscinas en serie, cada una es especial y única.

El equipo humano que forma Abrisol está compuesto por especialistas indispensables en el proceso de diseño, elaboración e instalación de las cubiertas, por lo que tanto ingenieros, como técnicos, operarios y personal administrativo tienen cabida en esta gran empresa para ofrecer un producto único en el mercado 

El resultado del uso de materiales de primera calidad y pasión por la labor que desempeñan hacen de Abrisol una apuesta segura.

Deja una respuesta