Al alojarnos en un hotel, hay detalles que quisiéramos trasladar a nuestro hogar, como por ejemplo el cuarto de baño, que suelen tener duchas que más allá de servirnos para la higiene nos proporcionan una experiencia más placentera. A continuación, se presentan algunas de las mejores opciones para tener en casa.

Ducha sin empotrar

Para hacer de nuestro baño un oasis no es necesario siempre tener una bañera. Una opción más ajustable para todos los espacios y bolsillos son las duchas, que además de relajación, cuentan con múltiples funciones que nos permiten sacar provecho por encima de las duchas tradicionales, fusionando estilo y practicidad, pensadas para el día a día, pues con el ritmo de vida actual es difícil disfrutar de duchas largas. Con la implementación de estos sistemas se ha logrado generar el placer de una ducha larga en tiempos cortos.  

La primera recomendada es la ducha termostatica. Con un diseño en acero inoxidable y antical, con una barra termostática vertical que va por fuera de la pared. Esta cuenta con un sistema de rocío cuadrado y protección antiquemaduras, evitando que se eleven las temperaturas del agua a más de 38º. 

Su válvula de control de temperatura se traduce en una gran ventaja por encima de las duchas convencionales, puesto que este tipo de duchas conservan la misma temperatura del agua, por lo que no tendremos el molesto inconveniente de estar regulando como las monomando. Otra ventaja que sin duda le confiere superioridad es el ahorro de consumo, logrado a través de la regulación de riego con la que podemos evitar desperdiciar el agua y economizar en gastos. 

Ducha empotrada

Optar por estos diseños de duchas nos garantiza tener un toque de elegancia en nuestro baño. Pero si además queremos aumentar el toque de sofisticación y minimalismo, la ducha empotrada techo puede ser una opción que nos llame más la atención. La serie Atenea posee una ducha de rocío cuadrado que genera la sensación de estar bajo la caída de agua de lluvia. Fabricada con latón, aleación de Zinc y acero inoxidable aumenta su durabilidad y resistencia, facilitando la limpieza e higiene del mismo, pues no sufren de afecciones causadas por la humedad y la acumulación de jabón, entre otros residuos, como sí lo pueden sufrir las duchas tradicionales. 

En términos de economía y solidaridad con el ambiente, tiene un consumo que reduce los 250 Litros promedios de un baño normal a 50 L, que compensan en mayor número la inversión inicial en su instalación, que es un poco más compleja que la de las duchas no empotradas. 

Otro dato a tener en cuenta, es que estas duchas viene con un kit completo el cual acompaña al rociador de techo con una alcachofa de ducha y un monomando empotrado de dos vías, con opciones de personalización.  

Grifería de todas las clases

Una tendencia que se ha posicionado en las reformas de cuartos de baño, es la griferia dorada, que presentan una variedad de diseños que van desde el tipo oro reluciente, dorado cepillado, dorado rosa y para aquellos amantes del estilo añejo o industrial, los grifos dorados envejecidos con opción de monomando y bimando. Lo mejor es que estos estilos que imprimen originalidad y elegancia, con las ventajas funcionales de la modernidad, en sus formas más rectangulares, hasta simetrías más redondeadas y riegos circulares, que se adaptan a los gustos más peculiares.  

Si contamos con el espacio para tener una bañera, la griferia negra se adapta perfectamente a ella y al lavabo, ofreciéndonos la posibilidad de crear un conjunto completo que crea un cuarto de baño elegante y armonioso, a la vanguardia en decoración y rendimiento. 

Esperamos estas recomendaciones les sean útiles y se animen a optimizar con el mejor estilo su cuarto de baño, dejando de lado los impedimentos presupuestales y la falta de espacios amplios que requieren las bañeras. Con estas duchas hasta el espacio más pequeño será un sueño en casa. 

Deja un comentario