Al momento de decidir cultivar plantas de marihuana hay que tener en consideración varios factores, como las condiciones en las que se llevará a cabo, dentro o en exteriores. Además, será importante contar con productos de calidad que ayuden a impulsar su crecimiento y la calidad de la producción. 

Para cultivar una planta siempre es necesario tener en cuenta algunos factores. No todas las plantas son iguales y algunas requieren de ciertas atenciones, mientras que otras son más bien independientes. En el caso de la marihuana o el cannabis, el cultivo no resulta complicado, aunque sí exige saber un par de cosas, tener paciencia y disponer de algunos productos esenciales para su crecimiento.

Todo lo que hay que tener para el cultivo

El cultivo de una planta siempre requiere de paciencia y algunos cuidados especiales. En ocasiones, es cuestión de práctica hasta que se empieza a conocer la naturaleza de esa planta en particular y las mejores formas de impulsar su crecimiento. Si estamos preparándonos para cultivar plantas de marihuana, en la tienda especializada Elcogollo podemos disponer de todos los productos que serán elementales para conseguir una producción mayor y de mucha mejor calidad.

Además, en la tienda podremos encontrar las semillas idóneas para conseguir distintos tipos de plantas: feminizadas, autoflorecientes, regulares, a granel, entre otros. Muchas personas eligen las semillas feminizadas, ya que de esta forma pueden asegurarse de que obtendrán una planta totalmente hembra, por lo que la producción será efectivamente fructífera y no tendrán que perder tiempo descartando las plantas macho. 

Por otra parte, es muy importante reconocer el tipo de semilla que se está comprando en función de la forma en la que se llevará a cabo el cultivo. En otras palabras, si se hará indoor (en interiores) o en el exterior. No es lo mismo cultivar una planta adentro que afuera, ya que en cada caso requiere de cuidados especiales, como iluminación artificial o un ambiente con temperaturas específicas. Algunas semillas son más adecuadas que otras para cada tipo de cultivo.

No hay que olvidar mencionar tampoco que para el cultivo serán necesarios otros productos fundamentales, como los fertilizantes, abonos y estimuladores. En el caso de los fertilizantes, pueden ser minerales o biológicos, según su origen. Los minerales permiten aumentar la producción de la planta, aunque baja un poco en calidad, mientras que los biológicos producen el efecto contrario. De igual manera, antes de adquirir los fertilizantes habrá que tener en consideración la etapa de crecimiento en la que se encuentra la planta.

Si está en su fase inicial o de nacimiento, necesitará de un fertilizante con alto contenido de nitrógeno para impulsar su crecimiento y el arraigo de las raíces. Mientras que si se encuentra en la fase de floración, el fertilizante tendrá que tener poco contenido de nitrógeno y alto contenido de potasio y fósforo. Siempre es posible complementar con estimuladores, que están preparados para ayudar a las raíces a crecer más fuerte y rápidamente. Según los tipos de estimuladores se puede modificar o acentuar el olor y el sabor de la planta, una vez crecida.

Cultivo en interiores

Como mencionamos anteriormente, a la hora de decidir realizar el cultivo en interiores es necesario contemplar varias cuestiones. Lo cierto es que no todas las personas pueden cultivar en exterior, ya sea porque no disponen del espacio suficiente o porque las condiciones atmosféricas del lugar no son propicias. En cada caso, al hacerlo de manera indoor habrá que disponer, principalmente, de un set de iluminación artificial, que se puede armar con los productos de Elcogollo. 

Para ello será importante contar con balastros como los que se pueden ver en https://www.elcogollo.es/219-balastros-magneticos-digitales. Estos se conectan a la red y operan como transformadores de energía, manteniendo las lámparas de descarga en funcionamiento. Los hay de distintas potencias, así como varían entre magnéticos y digitales. Los magnéticos son los más económicos, al igual que conservan un nivel de eficacia más que adecuado. En algunos aspectos, los superan los digitales, que tienen una potencia considerablemente mayor y duran más tiempo.

En cualquier caso, habrá que contemplar el tamaño del cultivo y las características del espacio cerrado en el que se llevará a cabo, así como el tiempo que haremos uso de estos artefactos. En cuanto a los demás complementos de iluminación, como las lámparas de descarga, también habrá que estudiar cuidadosamente las características de cada uno, de modo que se pueda garantizar un cultivo estable y seguro para las plantas. 

Deja un comentario