Olvida las excusas para evitar el ejercicio. Incluso las madres ocupadas pueden llegar a tiempo para hacer estos fáciles ejercicios para entrenarse en la oficina. Háganlas cuando estén sentadas o de pie para evitar la rigidez, la tensión y el dolor que son muy comunes entre los profesionales del trabajo. Todo lo que necesitas son unos pocos minutos cada día.

Con más madres que asumen el papel de amas de casa y profesionales del trabajo, hay poco tiempo para centrarse en uno mismo. Las cosas simples como los ejercicios que antes eran fáciles de hacer se vuelven casi imposibles.

Sin embargo, esto no debería ser una excusa para eludir el ejercicio. Su salud es importante no sólo para usted sino también para su familia, así que tómese el tiempo necesario para hacer ejercicios en la oficina tanto como pueda. Aquí hay algunas cosas que puede intentar para ponerse en forma.

1. Estiramiento para aliviar el dolor de espalda

Hay pocas cosas tan malas para la espalda como sentarse en una silla por períodos prolongados. Si tienes un trabajo de escritorio, lo más probable es que ya hayas desarrollado una torcedura en tu espalda.

Lo que puedes hacer para aliviar la rigidez y el dolor es levantarte cada 30 minutos. Ponga las palmas de las manos en posición plana contra la parte pequeña de su espalda y dóblese suavemente hacia atrás. A continuación, gire lentamente el torso de un lado a otro.

 2. Extensiones de las piernas

Usa la silla a tu favor y ejercita tus muslos. Siéntese derecho y sostenga los lados de la silla como apoyo. Estire una pierna delante de usted y manténgala durante cinco segundos. Bájela y haga lo mismo con la otra pierna. Repita tantas veces como sea posible.

3. Aliviar la tensión ocular

Mirar fijamente a una computadora por períodos prolongados puede causar tensión que puede afectar su desempeño en el trabajo. Necesita tomar descansos cortos regularmente. Cada 20 minutos o media hora, mire fijamente un objeto a 20 pies de distancia durante unos 30 segundos. Parpadee mientras lo hace para evitar que sus ojos se sequen.

4. Tonificación de los brazos

Lleve un juego de mancuernas y déjelo en la oficina. Úsala para hacer ejercicios de brazos mientras estás sentado. Haz 20 repeticiones de cada uno de los rizos de bíceps y tríceps todos los días. Además de esto, recuerde estirar las manos delante de usted y rotar las muñecas cada 30 minutos más o menos. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano.

5. Levántese y camine

Podría ser un viaje al baño o a la sala de fotocopias, cuanto más te levantes y camines, mejor te lo agradecerán tu cuello, tu espalda y tus piernas. Es fácil encontrar que sentarse es cómodo y cuando estás ocupado con el trabajo, puede que no siempre recuerdes tomar descansos. Una gran manera de establecer una rutina es establecer recordatorios en su teléfono o en su computadora.

No hay excusa para no hacer ejercicio aunque sea por unos pocos minutos a la vez. No sea víctima de un estilo de vida sedentario, pero celebre la buena salud con simples ejercicios de escritorio que puede realizar casi en cualquier lugar.

Deja un comentario