No es ningún secreto que el vídeo en línea es un poderoso impulsor de clics y compromiso para las marcas en las redes sociales. Lamentablemente, muchas marcas cometen errores sencillos, pero evitables, que impiden que su contenido tenga un impacto significativo.

Para hacer crecer realmente tu audiencia online, no basta con evitar los errores. Tienes que crear contenido de alta calidad que obligue a los usuarios de las redes sociales a hacer clic.

Aunque esto pueda parecer intimidante, seguir unas cuantas pautas y consejos básicos para crear vídeos en las redes sociales te pondrá en el camino de conseguir un verdadero crecimiento online.

1. Conoce primero a tu público

Antes de empezar a producir vídeos para las redes sociales, tienes que elaborar una estrategia global para tu campaña. En última instancia, si quieres que tu contenido sea eficaz, tienes que entender a tu audiencia y el tipo de contenido de vídeo que quieren ver en las redes sociales.

Tu investigación debe centrarse, naturalmente, en los intereses de tu público objetivo. Ten en cuenta cómo utilizan las distintas plataformas de redes sociales para asegurarte de que tus vídeos coinciden con el tipo de contenido con el que ya se relacionan.

Cuanto mejor conozcas a tu audiencia, más fácil será determinar el tono, las imágenes y el tema adecuados para tus vídeos.

2. Agiliza la producción con herramientas de creación de vídeos

Las redes sociales se mueven a un ritmo rápido, lo que significa que tendrás que crear contenidos de vídeo mucho más rápidamente que con un anuncio de televisión. Las herramientas de creatividad adecuadas agilizarán este proceso para que tu contenido siga coincidiendo con tu marca y consiga un aspecto profesional.

Boosted es una gran herramienta para los vídeos de las redes sociales gracias a sus plantillas ya preparadas y a sus herramientas de redimensionamiento de vídeos fáciles de usar. Esto permite a los usuarios optimizar rápidamente su propio contenido de vídeo para varias plataformas de medios sociales.

Si quieres crear un vídeo animado, Animaker es un recurso valioso que no requiere grandes conocimientos de programación o animación. Un constructor de personajes personalizado con sincronización labial automática hace el trabajo pesado de la animación para producir clips atractivos.

Las empresas que quieran integrar el vídeo con un podcast deberían consultar Anchor. Esta herramienta de podcasting ayuda a transcribir los clips de podcast para crear un vídeo corto que se puede compartir a través de las redes sociales.

3. Haz que los primeros segundos cuenten

Los usuarios de las redes sociales suelen desplazarse por sus noticias hasta que encuentran algo que les interesa. Por eso, los primeros cinco segundos de cada vídeo son, con mucho, los más importantes.

Los primeros segundos son la oportunidad de establecer el tono del vídeo, presentar un problema y ofrecer una solución, o incluso sorprender al espectador con algo completamente inesperado. En última instancia, el objetivo debe ser despertar la curiosidad del espectador. Darle una razón convincente para que siga mirando, en lugar de continuar desplazándose.

4. Establecer una conexión emocional a través de la narración de historias

Apelar a las emociones de los espectadores de las redes sociales puede ser una propuesta complicada, pero es absolutamente esencial si quieres generar clics y repeticiones.

Aunque la emoción adecuada puede variar en función del tema de tu vídeo, es mucho más probable que obtengas una respuesta emocional cuando enmarques tu contenido como una historia. Una investigación de Harvard Business Review revela que nuestro cerebro libera oxitocina cuando escuchamos grandes historias, lo que ayuda a crear una experiencia de unión entre el oyente y el narrador, en este caso, su marca.

No te limites a presentar datos concretos sobre los productos o servicios de tu marca. Utiliza el vídeo para ponerlos en el marco de una historia convincente y atractiva, y tu audiencia estará mucho más dispuesta a participar.

5. Enseña algo que merezca la pena

Los contenidos de vídeo que consiguen que los usuarios se detengan y presten atención tienden a educar e informar a los usuarios. Esto es especialmente valioso para las marcas, que probablemente no produzcan mucho contenido en otras categorías populares, como vlogs, vídeos de «reacción» o desafíos.

El contenido educativo se considera que aporta un valor real a los usuarios de las redes sociales. Cuando tu contenido de vídeo proporciona información útil, volverán a por más contenido tuyo y te establecerás como una autoridad de nicho.

6. Adaptarse a la plataforma

Hoy en día, existen más vías que nunca para que tu audiencia consuma vídeos en las redes sociales. Aunque algunas plataformas son similares, cada una de ellas tiene sus propias características y configuraciones a las que deben atenerse los vídeos.

En pocas palabras, hay una gran diferencia entre un vídeo que se publicará en TikTok y uno que irá a tu página de Facebook. Incluso cuando te diriges al mismo grupo demográfico, el público espera diferentes tipos de vídeos cuando utiliza cada plataforma.

Como parte de tu estrategia de campaña, considera cómo puedes adaptar piezas de contenido similares para que se ajusten mejor a cada plataforma. Puede que TikTok no parezca el lugar idóneo para un vídeo educativo o informativo, pero el contenido educativo ha acumulado miles de millones de visitas en la plataforma. Se trata de adaptarse al formato preferido de la plataforma.

Deja un comentario