A pesar de grabarse en los años 70, el Chavo del 8 es una serie que recuerdan generaciones posteriores de todo el mundo.

Cuando se habla de series míticas de la televisión, más allá de los dibujos animados y los culebrones, siempre aparece en los primeros puestos del recuerdo la comedia “El Chavo del 8”, una serie mítica de hace décadas, que ha dado la vuelta al mundo. Queremos recordar de forma resumida algunos detalles de esta serie y ciertos personajes.

La historia del “Chavo”

Uno de los detalles más llamativos de esta serie es que el desarrollo siempre es en el mismo sitio, la plaza de un barrio en el que viven una serie de personajes muy dispares. También que cada uno de estos personajes tiene una o varias frases recurrentes, que dicen una y otra vez en cada episodio.

El Chavo es un huérfano que se escapa del centro en el que estaba, y que no sabe lo que pasó con sus padres. Su vida se desarrolla en la plaza, junto a dos amigos y algunos vecinos entre los que destaca Don Ramón, encarnado por el actor Ramon Valdez, que es bastante brusco con él y que siempre acaba dándole un capón como castigo.

El Chavo vive en un barril, una situación bastante curiosa teniendo en cuenta que en la serie tiene alrededor de los 10 años. Pero es un niño huérfano, de modo que en parte se puede decir que tiene suerte de contar con amigos y poder volver a un sitio por la noche. De hecho, al terminar el episodio siempre se mete en su barril, casi siempre después de haber recibido un capón de “Ron Damón”, que es como llama el niño a su vecino.

Personajes recurrentes

La serie cuenta con un elenco de personajes habituales, y muy pocas veces aparecen otros. Aparte del Chavo y Don Ramón, los amigos del pequeños son la hija de este, conocida como la Chilindrina, y Quico, que es un niño repelente sin padre y malcriado por su madre que siempre viste de marinero. El personaje lo encarna el actor Carlos Villagran, y se pasa todo el rato hablando de las cosas que le regala su madre y de cómo los demás no pueden tenerlas. A pesar de todo, tanto el Chavo como la Chilindrina se siguen reuniendo para jugar juntos y vivir aventuras.

La madre de Quico, Doña Florinda, no puede ver a Don Ramón ni en pintura, sobre todo no cerca de su hijo.

Tras este elenco hay algunos personajes secundarios que van apareciendo en función de la historia. Por ejemplo el Señor Barriga, del que Don Ramón huye siempre porque le debe el alquiler, Doña Clotilde que está enamorada del moroso o el profesor Jirafales, profesor de los niños en la escuela y objeto de deseo de Doña Florinda, que lo persigue siempre que lo ve.

El genio detrás de la serie

A pesar de ser muy sencilla, la serie ha tenido miles de seguidores en todo el mundo durante varias generaciones. El responsable de este éxito es su creador y protagonista, conocido como Chespirito, Roberto Gómez Bolaños, que también tiene otras series conocidas como el Chapulin Colorado, un superhéroe torpe y sin poderes que no dejaba de darse golpes una y otra vez.

Esta serie también tuvo éxito, pero no tanto como “el Chavo”, que sin duda es lo más recordado de su creador.

Otra creación de Chespirito es Los Caquitos, dos rateros que son muy torpes y que con el paso de los años y el desarrollo de los personajes, deciden dejar la vida de delincuentes y buscar trabajo.

A pesar de grabarse en los años 70, el Chavo del 8 es una serie que recuerdan generaciones posteriores de todo el mundo.
En realidad, Roberto Gómez tiene una gran cantidad de programas en su haber, aunque no hay ninguna duda de que con “el Chavo del 8” es con el que logró el mayor reconocimiento. De hecho, de ella han salido varios spin-offs y algunos personajes han viajado por toda Latinoamérica participando en programas de televisión, teatros y circos.

Deja un comentario