Quizás podamos parecer algo excéntricos o de gustos extraños cuando manifestamos a nuestros padres y amigos el deseo de construir un acuario. Preferir una mascota que no emite ruido alguno y que exige atenciones especiales es muestra de que se tiene otra visión muy distinta a la de aquellos los que optan por grandes y ruidoso animales.

Cuidar un conjunto de animalitos minúsculos y acondicionar un espacio que se asemeje a su hábitat natural es una tarea compleja y continua que no es atractiva para muchos ya que requiere adquirir una serie de conocimientos técnicos que serán la garantía de la calidad de vida de las hermosas, silenciosas e inquietas mascotas.

La compra de los accesorios básicos del acuario, así como la correcta disposición de los mismos debe hacerse con ayuda de expertos, los cuales pueden encontrarse en nuestro entorno, en las tiendas especializadas o en los abundantes portales web. Hacerlo sin asesoría puede generar estrés o muerte de tan especiales seres vivos.

Un acuario no debe convertirse en una cárcel

Una consideración bastante seria que debe hacerse, cuando decidimos armar un hábitat marino dentro de los límites de un cubo de vidrio, está relacionada con las dimensiones del mismo ya que sus moradores necesitan un espacio acorde con su movilidad

La norma  básica nos dice que por cada centímetro de pez se debe contar con un litro de agua en el recipiente o tanque. Bajo ninguna circunstancia debemos obviar ese requerimiento. Pongamos nuestra imaginación a volar y pensemos un instante cómo realizaríamos nuestras funciones básicas en una reducida e incómoda habitación.

Los seres vivos debemos sentirnos cómodos en nuestro desplazamiento para llevar una vida placentera y los peces no son la excepción. Siempre debemos asegurarnos de que las medidas del acuario sean las correctas de acuerdo a la cantidad de huéspedes que alojarán. Si algo necesita un pez, es sentirse libre como estaba en su espacio natural, y podemos encontrar acuarios baratos que cumplan con estas características.

Un acuario es algo más que un elemento decorativo

Aunque el colorido de un acuario es el primer atractivo de los visitantes y tiende a ser una aspiración de sus constructores, no es correcto exagerar en el brillo y  la cantidad que se combinan. Algunos peces reaccionan ante colores excesivamente luminosos y tienden a estresarse al sentir los destellos provocados por la luz reflejada por los mismos.

Por tal razón la grava y el sustrato utilizado deben poseer un color natural o al menos corresponder con el indicado en la tienda donde se adquiera el pez. Además, es conveniente cuidar que el tamaño sea el correcto ya que piedras muy grandes pueden ocasionar daños en algunos peces.

El verdor de la vegetación, la transparencia del cristal, las burbujas de los aparatos de oxigenación, una buena escogencia del colorido de los peces y el mantenimiento constante, bastarán para  impactar positivamente al más crítico de los admiradores. Un meticuloso cuidado de los detalles, también dejará muy buena impresión del constructor. 

Con el tiempo, de tanto convivir con nuestras silenciosas mascotas, aprenderemos a saber lo que les gusta y a eliminar lo que les molesta. Les asignaremos nombres y los diferenciaremos aunque existan  varios de igual tamaño y color. Serán para nosotros algo más que un elemento decorativo.

¿Qué debemos controlar en un acuario?

La ocupación más difícil inicialmente es mantener las condiciones óptimas de temperatura, los niveles de cloro y del PH, la extracción de plantas dañadas, la revisión de los bombeadores eléctricos y la limpieza de filtros. Pero afortunadamente al acostumbrarnos, lo haremos mecánicamente y con muchísima rapidez.

Bajo ninguna circunstancia podemos renunciar a esa tarea ya que la salud de nuestras mascotas se pondría en riesgo y generalmente la consecuencia es la muerte. Si decidimos libremente tener un hábitat marino en casa, la actitud más responsable es dedicarnos a cuidar su equilibrio.

Especial cuidado merece no mezclar especies  de difícil convivencia ya que pueden exterminarse mutuamente. Investigar acerca de los hábitos de cada pez toma apenas unos minutos si tenemos a la mano un ordenador conectado a una red de internet.

Lo relativamente costoso es armar el acuario. Lo más económico es cuidar de él y velar por el bienestar de los protagonistas de ese ecosistema: los peces.

¿Cuánto cuesta la construcción de un acuario?

El costo económico de un acuario dependerá de la complejidad o sencillez que aspire el propietario del mismo. 

Existen equipos  muy económicos que realizan las mismas funciones  que los costosos. La cantidad de peces puede ser limitada y se pueden adquirir especies de moderados precios. Si somos creativos nadie notará la escasa inversión. No siempre la belleza  se logra derrochando dinero.

Por supuesto que si se quiere impactar con acuarios de grandes dimensiones, se requerirán cuantiosos recursos. Sería una tarea matemática muy curiosa y de dificultad  elevada, calcular la inversión que realizan los grandes centros comerciales en sus dantescas peceras. 

 ¿Dónde debemos  colocar nuestro acuario?

La ubicación del acuario debe ser bien razonada desde el mismo momento que decidimos construirlo, ya que no es un mueble común de la casa al que podemos cambiar constantemente de lugar, sino un complejo ecosistema donde coexisten vidas que debemos proteger

Por la belleza que apreciamos en él como propietario, podría pensarse que las áreas más visitadas de la vivienda son las ideales para lucir nuestra creación maravillosa, pero ello puede generar constante alteración en los peces y terminar afectándolos seriamente.

Un espacio ventilado que reciba la luz  necesaria para la fotosíntesis de las plantas acuáticas contenidas en él,  donde existan muebles fijos que impidan la excesiva movilidad, sería el más conveniente. Un contacto fuerte por accidente podría fracturar la estructura de vidrio y acabar en segundos con la vida de nuestras adoradas mascotas.

Por último, debemos asegurarnos que la superficie donde coloquemos nuestro acuario sea lo suficientemente fuerte para soportar  el peso del tanque.

Deja un comentario