Conseguir un embarazo no siempre es fácil y se pueden tardar varios meses para lograrlo. Cuando la búsqueda del embarazo se prolonga más de un año posiblemente algo no esté funcionando y se recomienda realizar un estudio básico de esterilidad para determinar la causa.

Existen situaciones en las que se recomienda no esperar más de seis meses para hacer una consulta de esterilidad:

  • Mujeres de ≥ 38 años
  • Ciclos irregulares de más de 35 días
  • Cirugía previa de ovarios
  • Enfermedades como la endometriosis
  • Tratamientos previos con quimioterapia
  • Dos o más abortos consecutivos

El estudio de esterilidad incluye las pruebas iniciales que se debe realizar una pareja para establecer el diagnóstico de su problema de esterilidad. Estas pruebas diagnósticas se centran en el estudio tanto de factores de esterilidad femenina, así como masculina.

Si te estás preguntando “el porqué no me quedo embarazada y ¿Qué debo hacer?” Puedes consultar con la clínica de fertilidad en Barcelona, Barcelona IVF, que ofrece los mejores resultados en el diagnóstico de la esterilidad.

A continuación, te detallamos las pruebas de esterilidad más comunes en la mujer:

Ovulación

En el momento del nacimiento los ovarios tendrán todos los folículos que irán produciendo los óvulos durante toda la vida reproductiva de la mujer. Según van pasando los años esta reserva irá disminuyendo hasta que se agota al llegar a la menopausia.

Desde la pubertad, cada mes crece un folículo en los ovarios que tras la ovulación dará a un óvulo que podrá ser fecundado.

La mejor forma de saber si una mujer ovula es controlando sus ciclos. Si son regulares y no pasan de 30-35 días significará que se está produciendo la ovulación de forma correcta.

El estudio de la reserva ovárica valora la capacidad de los ovarios para producir óvulos tras ser estimulados. La reserva ovárica se correlaciona con la edad de la mujer, manteniéndose estable hasta los 35 años y disminuyendo progresivamente a partir de ese momento.

Disponen de diversos test que nos permiten analizar la reserva ovárica de la mujer y se deben solicitar siempre ante un caso de esterilidad.

La reserva ovárica ayudará a decidir el tratamiento de reproducción asistida adecuado para la pareja. En los casos en los que la reserva ovárica es muy baja puede estar indicado realizar una donación de óvulos.

El mejor indicador de la calidad de los óvulos es la edad de la mujer, siendo óptima entre los 20 y los 35 años. No disponemos de ningún test que nos permita determinar la calidad de los óvulos.

Aunque una baja reserva ovárica suele relacionarse con una baja calidad de los óvulos, esto no siempre es así ya que una mujer joven puede producir pocos óvulos de buena calidad. De igual forma, el que una mujer de mayor edad produzca muchos óvulos no garantiza que sean de buena calidad. En la práctica se puede decir que calidad y cantidad no siempre van de la mano, la calidad de los óvulos está marcada por la edad y la cantidad por la reserva ovárica.

Histerosalpingografía

Una vez producida la ovulación una de las trompas recoge el óvulo. Los espermatozoides ascienden desde la vagina, atraviesan la cavidad uterina y recorren las trompas para encontrarse con el óvulo y fecundarlo.

Las trompas intervienen en este proceso de una forma activa ya que deben facilitar el desplazamiento de los espermatozoides hasta el óvulo y posteriormente del embrión a la cavidad uterina.

La prueba diagnóstica de elección para comprobar que las trompas son permeables es la histerosalpingografía. Esta prueba consiste en realizar radiografías seriadas mientras se introduce un contraste por el cuello del útero para ver como pasa a través de la cavidad uterina y las trompas.

El estudio de las trompas estará indicado solo cuando la historia clínica y los resultados de las pruebas complementarias no orienten el caso hacia un tratamiento de fecundación in Vitro o donación de óvulos.

La prueba diagnóstica de elección para saber el estado del útero es la ecografía. La ecografía nos permite valorar la morfología del útero y de la cavidad endometrial para descartar la presencia formaciones patológicas.

Ecografía

La ecografía tiene la ventaja de ser una técnica fácil, que no necesita preparación previa y que se puede realizar en la consulta.

Con la incorporación de la ecografía 3D podemos obtener información adicional que nos permita mejorar el diagnóstico de malformaciones uterinas, evitando la realización de pruebas más complejas como puede ser la resonancia magnética.

El tejido endometrial participa en la implantación de los embriones en el útero. El endometrio tiene un periodo determinado en cada ciclo en el cual es receptivo para los embriones. Este periodo receptivo se denomina ventana de implantación.

El estudio de la ventana de implantación es de gran importancia de cara a los tratamientos de reproducción asistida.

Histeroscopia 

La histeroscopia es una prueba diagnóstica de la cavidad endometrial que nos permite acceder directamente al interior del útero para valorarlo con mayor precisión. Es la prueba indicada cuando se sospecha algún tipo de patología en la cavidad uterina. La histeroscopia consiste en introducir una pequeña cámara en el interior del útero para ver directamente la cavidad endometrial. Además, mediante la histeroscopia es posible obtener muestras del tejido endometrial para su estudio.

El tratamiento quirúrgico de los problemas uterinos se reserva para aquellos que afectan a la cavidad. En estos casos la cirugía se realizará por vía histeroscópica. La histeroscopia quirúrgica es un tipo de cirugía ambulatoria mínimamente invasiva.

Deja un comentario