Un nuevo análisis de sangre que detecta las células tumorales circulantes podría mejorar significativamente el diagnóstico del cáncer de próstata y por lo consiguiente evitar las biopsias y los tratamientos innecesarios.

La combinación de la nueva prueba con los resultados del antígeno prostático específico (PSA) puede dar como resultado un diagnóstico de cáncer de próstata agresivo con una precisión superior al 90%.

Este nivel de precisión es mayor que el de cualquier otro biomarcador para el cáncer de próstata, dice el autor principal y correspondiente del estudio, el Dr. Yong-Jie Lu, profesor de oncología molecular del Instituto de Cáncer Barts de la Universidad Queen Mary de Londres en el Reino Unido.

«Esto podría llevar a un cambio de paradigma en la forma en el diagnóstico de cáncer de próstata«, agrega.

Las células tumorales circulantes son células cancerosas que han salido del tumor original y han entrado en el torrente sanguíneo. Una vez que las células cancerosas están en el torrente sanguíneo, se pueden diseminar a otras partes del cuerpo.

Combinación del Antígeno prostático y PSA

El examen del antígeno prostático específico no es suficiente para diagnosticar el cáncer, explica que el PSA es una proteína que produce la próstata si hay cáncer en la próstata, la glándula libera más PSA en la sangre, por lo tanto, los niveles elevados de PSA en la sangre pueden ser un signo de cáncer de próstata.

Sin embargo, otras condiciones de la próstata, como la inflamación o el agrandamiento no canceroso de la glándula, también pueden elevar los niveles de PSA.

Así, para confirmar la presencia de cáncer, el individuo se somete a una biopsia, un procedimiento incómodo en el que el cirujano extrae partes de la próstata y las envía para su análisis de tejido.

Una biopsia de la próstata no sólo es invasiva sino también arriesgada, con una alta probabilidad de sangrado e infección. Además, los resultados de la biopsia de la mayoría de los hombres con niveles elevados de PSA muestran que no tienen cáncer.

Incluso cuando las biopsias de próstata revelan el diagnóstico de cáncer de próstata, en la mayoría de los casos, el tumor no es agresivo y no será mortal si los médicos lo dejan sin tratar.

El método actual de diagnosticar el cáncer de próstata combinando la prueba PSA con una biopsia conduce a muchas biopsias inútiles, diagnósticos excesivos y tratamientos innecesarios.

Tal método puede causar daño a los individuos y desperdiciar tiempo y recursos preciosos en el sistema de salud. «Claramente, existe la necesidad de una mejor selección de los pacientes que se someterán al procedimiento de biopsia«, insta el Prof. Lu.

Prueba del nuevo análisis de sangre

Para el estudio, Lu y sus colegas realizaron el nuevo análisis de sangre en 98 hombres que aún no se habían sometido a una biopsia y otros 155 que acababan de recibir un diagnóstico de cáncer de próstata pero que aún no se habían sometido a tratamiento. Todos los participantes asistían al Hospital San Bartolomé de Londres.

Los investigadores vieron que la presencia de células tumorales circulantes en las muestras de sangre de la prebiopsia era predictiva del cáncer de próstata agresivo que las biopsias posteriores detectaron. Además, a partir del nivel de células tumorales circulantes, el equipo pudo evaluar la agresividad del cáncer.

Cuando se combinó con la prueba PSA, la prueba de células tumorales circulantes pudo predecir con una precisión del 90%, qué hombres recibirían un diagnóstico agresivo de cáncer de próstata a partir de los resultados de la biopsia.

Listo para la prueba

Otros estudios, que utilizan resultados de varios centros independientes, ahora deberían confirmar estos hallazgos, señalan los investigadores. El equipo espera que la prueba esté disponible, después de la aprobación reglamentaria, entre 3 y 5 años después de que los investigadores hayan completado los estudios de validación.

Deja un comentario