Si se padece artritis psoriásica, el confort de una buena noche de sueño puede parecer inalcanzable. La artritis psoriásica se asocia a una serie de problemas de sueño, como la dificultad para conciliar y mantener el sueño, la mala calidad del mismo y la sensación de somnolencia durante el día.

Cuanto más graves sean los síntomas de la artritis psoriásica, peor será su sueño, aunque incluso las personas con síntomas mínimos de artritis psoriásica pueden tener dificultades para dormir.

La dificultad para dormir puede causar muchos tipos de malestar. Cuando se está cansado, es más difícil prestar atención, recordar cosas y gestionar las emociones. Los problemas de sueño también pueden aumentar el dolor y la ansiedad en la artritis psoriásica. No pase por alto ni acepte los problemas que pueda tener para conciliar el sueño o permanecer dormido.

Hable con su médico sobre los problemas de sueño. Éste puede recomendarle cambios en su estilo de vida y tratamientos, como los siguientes, que pueden mejorar tanto su sueño como los síntomas de la artritis psoriásica.

Ajuste su entorno de sueño

Los cambios pequeños y fáciles de hacer en su habitación y en su rutina a la hora de acostarse pueden contribuir en gran medida a mejorar el sueño nocturno.

  • Mantenga un horario de sueño regular, acostándose y despertándose a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  • Evita las pantallas al menos 30 minutos antes de acostarte. La luz de los dispositivos electrónicos puede confundir a tu cuerpo sobre el momento de ir a dormir.
  • Mantenga su dormitorio tranquilo y fresco. Si comparte la cama con un compañero que ronca, considere la posibilidad de utilizar tapones para los oídos, una máquina de ruido blanco o dormitorios separados.
  • Cree una rutina tranquilizadora a la hora de acostarse para ayudar a su cuerpo a relajarse por la noche. Leer, tomar un baño caliente o meditar antes de acostarse son rutinas útiles para muchas personas.

Considere los tratamientos médicos para el insomnio

Su médico puede sugerirle intervenciones como:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC), un programa estructurado que puede ayudar a cambiar su respuesta a situaciones difíciles y mejorar el sueño.
  • Medicamentos recetados para dormir. Estos medicamentos pueden ayudarle a conciliar y mantener el sueño. Los riesgos y beneficios de los distintos somníferos recetados difieren y no están exentos de efectos secundarios. Hable con su médico para saber si un medicamento recetado para dormir es apropiado para usted.

Identifique y trate otras condiciones que afecten a su sueño

La depresión y la ansiedad, que a menudo acompañan a la artritis psoriásica, pueden causar dificultades para dormir. Hable con su médico si se siente deprimido o ansioso de forma habitual. Identificar y tratar estos trastornos puede ayudarle a dormir mejor y a sentirse mejor, en general.

Considere la posibilidad de preguntar a su médico si puede someterse a un estudio del sueño. A menudo puede hacerse en casa y los resultados pueden ayudar a diagnosticar sus problemas de sueño y a indicar tratamientos eficaces.

Los problemas de sueño suelen empeorar con el tiempo. Cuanto antes actúe para identificar la causa de sus problemas de sueño – y los trate – más probable será que se sienta bien mientras hace frente a la artritis psoriásica.

Deja un comentario